Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

ARISTÓTELES
Título:
ARISTÓTELES. DE SOMBAS Y ÁGUILAS(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
DIEGO LUIS LAMAS
Editorial:
EDITORIAL AUTORES DE ARGENTINA
Materia
Biografías Varias
ISBN:
978-987-1791-26-2
Páginas:
448
Derechos sobre el eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
1,09 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Siglo IV antes de Cristo. Las polis griegas se debaten entre pelearse entre unas y otras, mientras en el este, la sombra persa amenaza, una vez más, conquistarlas de una vez por todas. El mundo civilizado, sumido en una crisis terminal, se encuentra al borde del abismo. Las guerras se suceden por doquier.
En Macedonia, dos niños amigos juegan. Uno es un príncipe que no tiene esperanzas de acceder al trono. Otro es hijo de un físico, especialista en el comportamiento de las hormigas. Entre los dos cambiarán para siempre el modo de vida del mundo Occidental.
En medio de recreaciones mitológicas, relatos de aventuras, descripciones de batallas, relatos de viajes y alguna historia de amor, se desenvuelve la vida de Aristóteles. En definitiva la vida de un filósofo en la búsqueda constante de la felicidad, el placer del pensamiento y la exploración de los límites de la amistad y del amor.

Aristóteles advirtió que casi no había tocado el plato. Tomó un pan y se obligó a comer unas lentejas.
—En cambio, los que se contentan con el barniz de las opiniones —agregó Platón—, sin ser filósofos verdaderos son como las personas cuyo cuerpo está bronceado por el sol.
—¿Cómo? —Aristóteles se atragantó con una lenteja—. ¿Cómo son las personas bronceadas?
—Sabía que preguntarías —Platón sonrió divertido—. Esas personas sólo se preocupan por el exterior. Al ver que hay tantas cosas que aprender, que hay tanto que penar, advierten que este estilo de vida es el único apto para conseguir el objetivo. Y encuentran que es difícil y que para ellos es imposible esto: ni siquiera son capaces de ejercitarse más, y se convencen de que ya han oído bastante, y no tienen necesidad de sufrir más.
Aristóteles sonrió. Ahora entiendo, se dijo, a qué se refiere Platón con eso de las personas bronceadas.