Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

DICCIONARIO IBERICO-EUSKERA-CASTELLANO
Título:
DICCIONARIO IBERICO-EUSKERA-CASTELLANO(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
ANTONIO ARNÁIZ VILLENA / JORGE ALONSO GARCÍA
Editorial:
VISION LIBROS
ISBN:
978-84-9011-137-6
Páginas:
344
Derechos sobre el eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
10,25 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Durante los últimos cincuenta años, la hipótesis vascoiberista había sido puesta en entredicho, aceptándose únicamente por la mayor parte de los paleofilólogos e historiadores la existencia de algunas coincidencias entre las lenguas ibérica y vasca, concomitancias que se consideraban producto de la aculturación, el azar o la proximidad geográfica. Los investigadores Antonio Arnáiz Villena y Jorge Alonso García han postulado desde la lingüística, la genética o de la hipótesis sahariana, elementos tan buenos como cualquier otro de los aportados por la arqueología o la historia, cuál era el origen étnico, lingüístico, cultural común de los íberos. Un parentesco, que puede ser ampliado a otros pueblos mediterráneos, que salieron del norte de Africa durante la retirada de los hielos del Holocénico. Relación que ha servido para abrir nuevas vías a la traducción de los archivos etruscos, hititas, sumerios, egipcios o de lineal A, pues probablemente emigraron de un Sáhara verde, que se convirtió en el mayor arenal del planeta. Gentes que se establecieron en torno al Marc Nostrum, creando una gran civilización que compartieron durante varios milenios. Hoy día, John T. Koch está traduciendo con una metodología muy similar a la nuestra desde el signario íbero-tartésico a las lenguas llamadas celtas-británicas: irlandés, galés, escocés y de Bretaña francesa. Es decir, trata al tartésico como una lengua céltica más. A nuestro juicio comete errores evidentes al tomar la transliteración reciente y artificiosa del tartésico de Correa y Rodríguez Ramos, desdeñando la primitiva de Gómez Moreno y Tovar, obtenida con mucho menos prejuicios. Aceptando que las lenguas celtas provienen del ibérico-tartésico, el probable origen de todas estas lenguas es Iberia, que, además, ha tenido una entrada genética y cultural adicional (probablemente importante) de gentes saharianas, cuando se establecieron las condiciones hiperáridas en el desierto hace unos cinco mil de años y posiblemente antes.

Otros libros del autor