Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

EN EL PRINCIPIO ERA EL SEXO
Título:
EN EL PRINCIPIO ERA EL SEXO. LOS ORÍGENES DE LA SEXUALIDAD MODERNA. CÓMO NOS EMPAREJAMOS Y POR QUÉ NOS SEPARAMOS(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
CHRISTOPHER RYAN / CACILDA JETHÁ
Editorial:
EDICIONES PAIDÓS
Materia
Sociología Feminismo Trabajo Social
ISBN:
978-84-493-1347-9
Derechos sobre el eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
Colección:
TRANSICIONES
15,99 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Desde los tiempos de Darwin, nos han contando que nuestra especie tiende naturalmente a la monogamia sexual. Tanto la ortodoxia científica como las instituciones religiosas y culturales mantienen que hombres y mujeres hemos evolucionado en familias en las que los unos intercambiaban sus posesiones y su protección por la fertilidad y fidelidad de las otras. Pero este discurso se desmorona. Cada día se casan menos parejas, y los índices de divorcio aumentan sin cesar, mientras el adulterio y la disminución del deseo hacen naufragar incluso matrimonios en apariencia sólidos.

¿Cómo conciliar la realidad con el discurso imperante? Según los pensadores Christopher Ryan y Cacilda Jethá, es imposible. Y, en este libro provocativo y brillante, a la vez querebaten casi todo lo que «sabemos» del sexo, ofrecen una atrevida explicación alternativa.

La tesis central de Ryan y Jethá es que los seres humanos evolucionamos en su día en grupos igualitaristas que compartían la comida, el cuidado de los niños y, a menudo, las parejas sexuales. Entretejiendo indicios convergentes ?obviados habitualmente? que nos ofrecen la antropología, la arqueología, la primatología, la anatomía y la psicología sexual, los autores ponen de manifiesto lo lejos que está la monogamia de formar parte de la naturaleza humana.

En el principio era el sexo
, siguiendo la tradición de la mejor literatura histórica y científica, da la vuelta con insolencia a postulados injustificados y a conclusiones sin fundamento, ofreciendo a cambio una forma revolucionaria de entender por qué vivimos y amamos como lo hacemos.