Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

ENEMIGOS ÍNTIMOS
Título:
ENEMIGOS ÍNTIMOS. DE LA PURGA A LOS JUICIOS. CRÓNICA DE UNA CONFRONTACIÓN ( 2003-2008)(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
GUIDO BRASLAVSKY
Editorial:
SUDAMERICANA
Materia
Sociología Feminismo Trabajo Social
ISBN:
978-950-07-3803-3
Derechos sobre el eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
Colección:
INV.PERIODIS.
4,99 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Mayo de 2003. Como consecuencia de una dramática transición desde la
crisis terminal del modelo económico de los noventa, Néstor Kirchner, un
ignoto gobernador patagónico, llega al gobierno con el 22 por ciento de
los votos al bajarse Carlos Menem de la segunda vuelta electoral. En un
país todavía no recuperado de la conmoción, con esa debilidad de origen
hay quienes se atreven a vaticinarle un año en el cargo. Pero Kirchner
construye poder a pasos agigantados. Y su primera medida de gobierno es
una purga de mandos militares insospechada y sin precedentes, inicio de
un período de profunda confrontación, atravesado por la decisión
presidencial de impulsar la reapertura de las causas por violaciones a
los derechos humanos.
Como candidato, Kirchner mantuvo en secreto sus planes y luego delineó
un rumbo que no solo sorprendió a los militares, sino también a muchos
santacruceños, que lo habían tenido cuatro años como intendente de Río
Gallegos y luego casi doce como gobernador, y nunca lo habían visto
vincularse con las asociaciones por los derechos humanos como lo haría
desde la Casa Rosada. Para Kirchner, un paso insoslayable para acumular
poder y afectos de sectores progresistas, en una línea que perduraría
como una de sus políticas más consecuentes.
«Enemigos íntimos» relata la conflictiva relación de Kirchner con las
Fuerzas Armadas, sobre la que edificó buena parte de su poder. La
partida abrupta de Brinzoni, la llegada de Bendini y de una nueva cúpula
castrense. Gestos cargados de simbolismo como la decisión de retirar los
cuadros de Videla y Bignone del Colegio Militar o exigir a la Armada la
entrega de la ESMA para convertirla en un «Museo de la Memoria» de los
muertos y desaparecidos por la dictadura. La revulsión interna en las
fuerzas y el desafío de los grupos castrenses que reaccionaron frente a
los juicios, en numerosos casos defendiendo la represión ilegal, al
tiempo que muchos militares de los años de plomo volvían a sentarse en
el banquillo de los acusados.