Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

ESCRITORES Y TELEVISIÓN DURANTE EL FRANQUISMO (1956-1975)
Título:
ESCRITORES Y TELEVISIÓN DURANTE EL FRANQUISMO (1956-1975)(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
LUIS MIGUEL FERNÁNDEZ
Editorial:
UNIVERSIDAD DE SALAMANCA
Materia
Sociología Feminismo Trabajo Social
ISBN:
978-84-9012-450-5
Páginas:
200
Derechos sobre el eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
Colección:
BIBLIOTECA DE PENSAMIENTO Y SOCIEDAD | BIBLIOTECA DE PENSAMIENTO Y SOCIEDAD
9,99 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Abordar la relación que los escritores españoles mantuvieron con la televisión durante el franquismo es darse de bruces con dos paradojas: la de que la modernidad podía estar representada por quienes ya poco significaban en el cambio literario que se estaba produciendo en los años sesenta y setenta del pasado siglo (Pío Baraja, Galdós, los clásicos, los poetas de referencia como Machado o Juan Ramón Jiménez, Unamuno en el teatro...), y la de que quienes venían modulando esos cambios en el ámbito literario estuvieron casi siempre de espaldas al medio más representativo de dicha modernidad. Un medio capaz de llegar a más personas en una sola emisión que las obras completas de esos escritores a lo largo de muchos años, y a través del cual se iban alejando los españoles de la fanfarria nacionalcatólica gracias a un telefilme extranjero, por aquí, o a un personaje de Armiñán y Marsillach, por allá. Más que el cine, la literatura o la prensa, la televisión fue la gran pista de aterrizaje de los nuevos modos, costumbres e ideas para la mayoría de los espectadores de ambas décadas. Es claro que la televisión del franquismo fue una televisión manipulada por todos sus poros, desde la información a los programas culturales y literarios, propagadora de la mentira y muda con la ignominia, pero no fue monolítica. La modernidad, sinónimo también de crítica frente a la realidad social y el conformismo imperantes en nombre de una razón que había sido abolida con la Guerra Civil, además de apelación a la tolerancia, se fue introduciendo allí a rendijazos. Los espacios de Armiñán, Marsillach o Ibáñez Serrador, el documentalismo de la segunda mitad de los sesenta, las recreaciones de textos literarios clásicos con algún contemporáneo de guinda, cier­ tos guiones originales acreedores de premios internacionales, fueron manifestaciones de ello en la primera cadena de TVE.