Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

LECTURA ORANTE Y MISIONERA DE LA PALABRA
Título:
LECTURA ORANTE Y MISIONERA DE LA PALABRA. LECTIO DIVINA DEL EVANGELIO DOMINICAL - CICLO C(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
PEDRO JARAMILLO
Editorial:
DESCLÉE DE BROUWER
Materia
Mitología Fantasticos Simbología
ISBN:
978-84-330-3621-6
Derechos sobre el eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
Colección:
CATEQUESIS
6,49 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

La intención fundamental de esta Lectura Orante y ?Misionera? de la Palabra es que toda la corriente misionera, que se ha ido reforzando desde que nuestros Obispos nos llamaran a la Misión continental, esté inmersa en la Palabra de Dios y de ella reciba sus mejores impulsos.Pretendidamente, he subrayado los aspectos misioneros de los textos. En la mayoría de los textos de Lucas, no es preciso forzarlos. Los que nos vemos forzados por los textos somos todos los que estamos llamados a ser discípulos misioneros en este momento importante de nuestro caminar creyente.Estamos avanzando en el camino de la Misión Continental. El documento de Aparecida pide una espiritualidad bíblica y específicamente evangélica para el discípulo misionero. Recomienda vivamente la lectio divina como instrumento para la realización de la Misión. El presente instrumento intenta apoyar el ferviente deseo de Aparecida. Sueño con que, en torno al texto evangélico de cada domingo, los grupos parroquiales, de comunidades y movimientos, puedan renovar la fuerza de la Palabra desde la que iniciaron su camino de fe.Benedicto XVI, en Verbum Domini (nº 73) ha subrayado también la que se ha venido en llamar animación bíblica de la pastoral, para no hacer una pastoral bíblica como yuxtaposición con otras formas de pastoral, sino como animación bíblica de toda la pastoral? Se trata de lograr que las actividades habituales de las comunidades cristianas, las parroquias, las asociaciones y los movimientos, se interesen realmente por el encuentro personal con Cristo, que se comunica en su Palabra.