Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

VIVENCIAS ENTRE ESCOPETAS Y FOGONES
Título:
VIVENCIAS ENTRE ESCOPETAS Y FOGONES(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
ÁNGEL VALAER RUBIO / NICOLÁS ARELLANO TEJERO
Editorial:
CÍRCULO ROJO
ISBN:
978-84-9050-612-7
Páginas:
247
Derechos sobre el eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
2,99 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Estoy empezando de nuevo. Voy al colegio de mayores a estudiar, y me permito hacer algo que no tuve la oportunidad cuando joven. Estoy recordando mi vida, el periplo todos mis empeños, y en todo lo que con el trabajo duro he realizado. Ahora acabo de escribir unas recetas de cocina. Mi ahijado me dice que apunte todo lo que se me ocurra, y la verdad es que en ello estoy, y que la empresa me tiene pero que muy distraído, entre lápices y folios, disfrutando como el niño que nunca pude ser. Mi vida ha sido así, un reguero que siempre ha ido transcurriendo entre amigos, escopetas y fogones; guisos, hurones, tórtolas y cananas de cartuchos del calibre doce con plomo del número seis para los conejos y las perdices de invierno, aquellas que se te arrancan lejos, en un estruendo de plumas aupadas al aire mientras restellan sus alas contra el cuerpo aterido, patirrojas resabiadas ya de los perros cuando va terminando la temporada, lindando siempre el viso, mientras que lo coronan y luego lo bajan faldeando, ocultándose en un último vuelo largo por las parameras abiertas, confundido el dorso entre los terrones pardos del barbecho yerto. Pasando los años, yo llevaba a mi perrita Cati, que hacía una labor estupenda, pues además de levantarme los pájaros, me llos traía. ¡Si buena era en la postura, mejor en el cobro!. Se recogieron ochenta y ocho agachadizas y después, de anochecida, estuvimos por la marisma y se mataron dos machos muy bonitos de patos reales. ¡Lástima que estas cacerías se perdieran hace años! Cierro los ojos y al cabo del tiempo, fijado en la retina absorta delos recuerdos, aún veo a la cuadrilla trabajando y a mi Cati levantando becacinas cuando íbamos batiendo, y luego ¡aún casi sigo escuchando el bonito siseo que hacen al levantar el vuelo! Un día de gozo, aquél.