Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

VIVIR, AMAR Y MORIR
Título:
VIVIR, AMAR Y MORIR. EN ZAPATILLAS(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
OSCAR GERMÁN VIRGA
Editorial:
EDITORIAL AUTORES DE ARGENTINA
ISBN:
978-987-711-129-3
Derechos sobre el eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
10% permitido.
2,18 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Cómo es uno de tus domingos?. No importa la época del año ni cómo haya sido la noche del sábado. Si está soleado, llueve, hace mucho calor, nieva, si vas a misa, si ese día hay algún partido de tu equipo de fútbol favorito que te tenga estresado o si hay alguna salida prevista para la tardecita.La pregunta sobrevuela a todas esas circunstancias. Cómo encaras a la vida los domingos?. Cuando tomas conciencia que es domingo, tu cuerpo rejuvenece minutos, horas, días?. Te sientes más liviano, respiras como dicen los libros, hasta ensayas algún pasito de algo parecido a una rutina gimnástica. Te disfrutas en el espejo, ves detalles que te detienen en tu propia observación, conversas con tu mirada, la descubres en una dimensión que no conocías?. Allí comprendes que sólo otros sabían lo que dice tu mirada. Te da cierto placer conversar con tú mismo. Conectarte con tu interior a través del espejo y ponerte en el lugar que es tuyo desde siempre. Antes que otro, eres tú el que necesita hablar contigo mismo. Y eso pasa los domingos?.Vas a desayunar. Te tomas el tiempo del mundo y de alguna otra galaxia, también. Miras el cielo, distingues matices de tonos celestes según el ángulo de los rayos del sol, encuentras formas en las nubes?. Imaginas que se fundirán cuando choquen o te quedas esperando si el viento gambetea y las deja con vida unos minutos más. Escuchas un ruido cercano y llamativo que te traslada a otros momentos. Parece un pájaro recibiendo un nuevo amanecer. Es un pájaro recibiendo al amanecer. Eso dibuja una sonrisa en algún lugar del cuerpo. No te estás riendo; te sentirías un estúpido si lo hicieras solo porque un pájaro hace lo normal. Pero algo de tu ser vibra en esa misma frecuencia. Algo de tu ser se reconoce en unidad con esa sinfonía. Y como ese algo no se hace público, te sientes bien y no un estúpido naturalista.El desayuno es una extensión del canto del pájaro. Medido, tranquilo, armónico con tus sensaciones. Entre los seres vivos existe eso que conocemos como leyes de atracción natural. Que se manifiestan en los juegos de seducción. Están más allá de los cálculos y las especulaciones individuales. Generalmente, las especulaciones son inversamente proporcionales al resultado de la seducción. Cuanto más se deja fluir al instinto hay más probabilidades que las cosas lleguen al puerto que quieran llegar, aunque no sea el que una molesta voz interna nos reclame. Si el puerto referido es el naturalmente correcto, más placentera será la estadía en el mismo. Si la voz interna nos lleva para otro lado, no se aceptan quejas al orden natural.Por eso, hay magia en ese desayuno. Porque parece que todo está conectado en una misma frecuencia, hay un gran juego seductor que envuelve el momento. Es un sueño raro. Es un regalo. Es la vida que te (nos) encanta y te (nos) pone en un estadio de conciencia cercana y lejana a la vez.Los sabores, los aromas, los sonidos de alrededor, los objetos, en fin, lo que te rodea, conforma un escenario único, inmediato. No hay en ese lugar recuerdos pesados ni ansiedades. Máximo presente. Unidad ambiental casi plena. En ese momento, eres dueño de una parte de un conjunto. Te reconoces como tal y lo disfrutas.Estás cómodo. No sé si para contestar ?bien? si te preguntan, porque prefieres ?do not disturb?. Pero sí, bien?. Vestido al paso, ligero, ?de entrecasa?, sin posturas, sin modas. En zapatillas. La palabra es ?cómodo?. Dueño de la situación y del tiempo. Delante del resto, al frente de tus cosas, centro de tu tiempo y por encima de las pequeñeces cotidianas.Te imaginas todo ese placer si estuvieras calzado con zapatos?. Y no quiero replantear la pregunta, con zapatos acordonados ? agachándote para fijar los nudos, pararte y sentir tus pies entrampados, queriendo escaparse, discutiendo con paredes inflexibles y trasladando todo ese conflicto para arriba, buscando solidaridad en tu humanidad, que siempre es una unidad con ellos, en las buenas y en las malas.Imaginas tu sonrisa, tu otro Yo en el espejo, tu mirada distraída, tus sentidos abiertos, los pájaros cantando, las nubes jugando, el desayuno lento, tus convivientes rondando, tus sensaciones de domingo a la mañana y tus pasos libres en esa jaula de cuero?. Yo imagino, te imagino, enjaulado entero. Entregado a la letanía de tus dedos inferiores, dominado por ese enraizamiento, condicionado en tu presente y limitado en tu futuro.Podría imaginar más. Cuánto?. Todo lo que me devuelva el tiempo dejando fluir mis pensamientos. Pero no es el objetivo abrumarte ni aburrirte con esta disquisición. Solo quise que juguemos un rato a compararte en dos estadios diferentes. Uno, en el pleno gobierno de tu poder personal, siendo libre y universal, decidiendo tus actos en consciencia automática, presente en tus momentos, haciendo y sintiendo, ágil y ético, entero, benditamente inocente, sinceramente único y eterno.El otro, no. NO. Nada. Poco. Restringido, dependiente, chiquito, torpe, tonto, doliente, sumido?.Estas últimas palabras, seguramente, te alejaron unos centímetros del libro. No temas. Fueron las últimas, lo prometo. No las volveré a usar. No he venido a tu casa a ofenderte. Perdóname. Si te afectaron, es porque me equivoqué de destinatario. He tocado una puerta que no estaba en mi ruta.De aquí en adelante, hablaré con el otro. Con el hombre poderoso. Si las palabras de tres párrafos atrás te han acercado a la página, si han excitado alguna parte de tu ser, he cumplido mi primera misión: llegar a tu casa, apretarte en un abrazo y que compartamos algunas horas de charla y experiencias. Vamos a dejar esta charla escrita, para que otros accedan en otros tiempos y la hagan suya en esos momentos.Si, acepto una copa de vino. Nos sentiremos más cercanos. Más tarde, veremos si seguimos con café, algún coñac, whisky? será tema de ese momento.Ponte cómodo. Me gustan tus zapatillas.