Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

GORDITO NO SIGNIFICA SALUDABLE
Título:
GORDITO NO SIGNIFICA SALUDABLE. CÓMO PREVENIR Y ATACAR LA OBESIDAD INFANTIL PARA CRIAR NIÑOS SANOS Y FELICES
Subtítulo:
Autor:
ALCAÑIZ MARCH, LOURDES; GONZÁLEZ, CLAUDIA M.
Editorial:
GRIJALBO
Año de edición:
2007
Materia
Salud Medicina Divulgativa DIETAS NUTRICION HOMEOP
ISBN:
978-84-253-4083-3
Páginas:
352
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Disponible en 24 horas
14,33 € Comprar

Sinopsis

A lo largo de muchas generaciones, un niño gordito era signo de buena salud; se pensaba que cuando «diera el estirón» la grasa y el exceso de peso desaparecerían. Esta forma de pensar sigue presente entre muchos de nosotros. Sin embargo, a tenor de las últimas investigaciones, es necesario dar una mala noticia: ahora se sabe que un bebé gordito tiene muchas probabilidades de convertirse en un niño gordo y después en un adulto obeso, con todos los problemas de salud que eso conlleva. Las cifras de obesidad en España se han duplicado en los últimos veinte años. Los niños españoles están entre los más obesos de la Unión Europea: hoy en día, en España, uno de cada cuatro niños tiene exceso de peso, un grave problema sobre el que todos debemos
actuar.
Gordito no significa saludable ofrece una detallada explicación de estas causas y proporciona información sobre:
. Los signos y síntomas de que su hijo puede tener sobrepeso.
. Los riesgos de salud para los niños obesos.
. Los efectos del abandono de la dieta mediterránea.
. Los factores genéticos que influyen en el aumento de peso y el consiguiente desarrollo de enfermedades asociadas.
. Para qué le sirven a su hijo las vitaminas, los carbohidratos y las proteínas.
. Los menús y raciones apropiadas para la edad, desde los primeros días de vida hasta la adolescencia.
. Las ventajas de la dieta mediterránea, con ejemplos de menús específicos para niños con obesidad.

Un niño con exceso de peso no es un niño saludable: se trata de un cambio de percepción en el que debemos participar tanto los padres como los profesionales. Porque ¿hay algo más importante que la salud de nuestros hijos?