Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

¿POR QUÉ LOS HOMBRES SE DUERMEN DESPUÉS DE DARSE UN REVOLCÓN?
Título:
¿POR QUÉ LOS HOMBRES SE DUERMEN DESPUÉS DE DARSE UN REVOLCÓN?. MÁS PREGUNTAS QUE SOLO HARÍAS A TU MÉDICO DESPUÉS DEL TERCER WHISKY
Subtítulo:
Autor:
MARK LEYNER; BILLY GOLDBERG
Editorial:
EDICIONES PENÍNSULA
Año de edición:
2007
ISBN:
978-84-8307-770-2
Páginas:
256
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponible en 24 horas
15,38 € Comprar

Sinopsis

¡El médico ha vuelto... de nuevo! ¿Sació el vendidísimo ¿Por qué los hombres tienen pezones? vuestra curiosidad por cosas extrañas, repugnantes, excéntricas, perniciosas, libidinosas o solo puramente embarazosas? ¿No, decís? Perfecto, porque el médico y su genial compañero han vuelto. ¡De nuevo! Mark Leyner y Billy Goldberg abordan ahora las diferencias entre los sexos, preguntas candentes tales como ¿Por qué no me escucha nunca mi marido? o ¿Por qué tiene siempre que orinar mi mujer? Y, por supuesto, ¿Por qué los hombres se quedan dormidos después de darse un revolcón?, así como muchas otras preguntas más para manteneros perfectamente informados.Repleto de respuestas inteligentes y divertidas a una avalancha de nuevas preguntas, escrito en un estilo llano y natural que entretiene a la vez que enseña, ¿Por qué los hombres se quedan dormidos después de darse un revolcón? desvela los enigmas de todo lo que todos queremos saber sobre anatomía, medicina, sexo, nutrición, animales y minerales, pero sólo se lo preguntaríamos a un médico con unas cuantas copas de más, como, por ejemplo: ¿Tienen las mujeres poluciones nocturnas? ¿Por qué se tira más pedos la gente mayor que la joven? ¿Te cura el pie de atleta orinarte en la ducha? ¿Está limpia la boca de un perro? ¿Puedes dar de mamar si te has operado las tetas? ¿Se te deforma la dentadura si te chupas el dedo? ¿Por qué estornudo cuando me depilo las cejas? ¿Vuelven a salirte las cejas si te las afeitas?Más grande, más divertido y mejor que nunca, ¿Por qué se quedan los hombres dormidos después de darse un revolcón? demuestra que, en la guerra de los sexos, como en casi todo lo demás, hacer una cuantas preguntas y responderlas es un remedio seguro, eficaz y mínimamente invasivo.