Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

LA FILOSOFÍA DE SER NIÑOS
Título:
LA FILOSOFÍA DE SER NIÑOS(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
CHRISTOPHER PHILLIPS
Editorial:
GRIJALBO
ISBN:
978-607-31-7346-9
Derechos sobre el eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
Colección:
AUTOAYUDA Y SUPERACIÓN
9,99 €
Ayuda ebook

Sinopsis

Cómo liberar la creatividad, la curiosidad y la razón a través de la sabiduría de los más jóvenes.

La niñez es nuestra plataforma de despegue, el periodo de la vida en el que el aprendizaje es más intenso, y adquirimos el conocimiento crítico y las habilidades que nos permitirán adaptarnos. Filósofos de todas las épocas han señalado que, con el paso del tiempo, los seres humanos tendemos a encogernos mental y emocionalmente. Desvirtuamos nuestra naturaleza -caracterizada por la curiosidad, la empatía, la razón, el asombro y el deseo de experimentar y entender- y, de esta manera, se va volviendo borroso nuestro sentido de identidad.

Comenzamos nuestras vidas con un estallido moral, intelectual y creativo. Siguiendo las evidencias científicas que así lo demuestran, Christopher Phillips advierte que la niñez no es simplemente un estado de desarrollo, de transformación -de llegar a ser-, ni la adultez un momento de plenitud o acabamiento. Si aprovechamos las cualidades propias de la niñez, no estaremos condenados a volvernos seres desanimados y frágiles, sino que creceremos y viviremos guiados por el asombro, la curiosidad, la imaginación, el sentido de juego y la compasión. Explorando y explotando la filosofía de ser niños, podremos desarrollar ilimitadamente nuestro potencial.

Vinculando filosofía, ciencias sociales, investigación neurocientífica y anécdotas personales, este libro propone una aproximación radicalmente distinta al tema de la frontera entre niñez y adultez, para mostrarnos que la forma como los niños ven y viven el mundo puede ser una clave para un desarrollo pleno, para alcanzar eso que los griegos llamaban areté o excelencia.