Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

PARIS EST UN ESCARGOT. VIAJE AL FONDO DE LA CIUDAD
Título:
PARIS EST UN ESCARGOT. VIAJE AL FONDO DE LA CIUDAD(Edición Digital)
Subtítulo:
Autor:
MANUEL MARTÍNEZ LÓPEZ
Editorial:
ALBORES
ISBN:
978-84-17344-63-4
Páginas:
242
Derechos sobre el eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
5,50 € Comprar
Ayuda ebook

Sinopsis

Había contemplado infinidad de veces el plano de París como el caparazón de un caracol que se enrosca en torno al Sena, formando, sus 20 distritos, un auténtico sudoku. Pero ¿qué había debajo de este enigmático caparazón, qué historias amables o truculentas, qué misterios y qué anécdotas que ocultaban las Guías Turísticas a los millones de visitantes? Intenté descubrirlo y me decidí a realizar un pausado Viaje al Fondo de la Ciudad de París . Tuve la suerte de tener por guía a tío René, parisino de pura raza, orgulloso de su tierra, orgulloso de sus raíces. Él mismo se dejaba acompañar, en su mente, de escritores que describieron París: Victor Hugo, Zola, Balzac, Paul Verlaine. Conocía a todos los pintores impresionistas y postimpresionistas en cuyas retinas vibró el aire de París: Manet, Monet, Sisley, Gauguin. Y se sabía de memoria todas las canciones inspiradas en París: las de Edith Piaf, Yves Montand, Dalila, Brassens. París, había sido, sobre todo, un sueño, un sueño eterno, a veces, un sueño equivocado. Un sueño lo fue para Henri IV cuando dijo Paris vaut bien une Messe . Y lo fue para María de Medicis que quiso convertir París en un Jardín de la Toscana. Y Napoleón I se lamentaba en su último retiro de Santa Elena: Si el cielo me hubiese dado sólo 20 años más, la gente hubiera buscado en vano París . Y fue un sueño para Napoleon III y para el Barón de Haussmann. Era la exaltación de París? Si el pueblo antiguo había tenido Roma, ahora agonizante, París reinaba sobremanera sobre los tiempos modernos; era, actualmente, el centro de los pueblos?Y Marie lanzó un grito: ¡Mirad! ¡Mirad! ¡París todo de oro! ¡París cubierto con su cosecha de oro! (Emile Zola)